En una fría noche de diciembre en South Hadley, Massachusetts, un chico estudiante de instituto de 16 años se sentaba en la mesa de la cocina de su casa. La Navidad estaba a la vuelta de la esquina, y no tenía dinero para comprarle un regalo a su madre. Por suerte, su desesperación le llevó a la inspiración.

Decidió fabricar una vela para su madre ya que sería un regalo completamente único y personal, algo que ella apreciaría mucho. Él también sabía que su madre era una persona melancólica, y que los recuerdos y emociones eran importantes para ella. Lo mejor de todo es que le encantaba celebrar la Navidad.

Él fabricó una vela sencilla con los materiales que encontró en la cocina: Cera para abrillantar suelos, un lápiz de cera rojo, cuerdas para la mecha y un cartón de leche para el molde. Una vecina vio la vela antes de que se la diera a su madre y estaba tan impresionada que le convenció para que se la vendiera. Con las ganancias, el adolescente compró suficiente material para fabricar dos velas nuevas, una para su madre y otra para venderla, y así es como nació Yankee Candle.

Hoy en día, Yankee Candle está orgullosa de formar parte de la vida de tantas personas, en la celebración de momentos especiales y haciendo que cada día sea mejor. Debido a esto tenemos una relación especial con nuestros clientes. Es algo que nunca tomamos por sentado, pasados 50 años seguimos con tanta pasión, creatividad, cuidado y genuinos como siempre. Seguimos asegurándonos de que cada producto y servicio que ofrecemos muestran las cosas que nos importan a nosotros y también a ti.